HISTORIA REAL.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HISTORIA REAL.

Mensaje  José Luis Cañavate Martín el Lun Ago 04, 2008 10:03 pm

UNA HISTORIA REAL RECIENTE



( Historia real sucedida en Miami Florida,
el día sábado, 2 de sept. 2006, a las 12:35 )

"....y arrojaron el cádaver en el sepulcro de Eliseo;
y cuando llegó a tocar el muerto los huesos de Eliseo,
revivió, y se levantó sobre sus pies"

( 2 Reyes 13:21 )



Esta historia fue vivida por el autor, este
2 de septiembre de 2006, y la
escribo aún, con la lluvia sobre mi cuerpo, recibida
en ese momento.


Es dia sábado, y como costumbre, por ser un dia de
descanso, aprovecho para levantarme un poco mas tarde
que el resto de los días, me di un buen baño; tomé una
tacita de café con leche, leí la primera página del
periódico, lo tire a la basura, luego ví correo
electrónico, tenia dos saludos deseándome feliz fin de
semana, y otros dos, solicitando oraciones por su
salud y por finanzas ; escribí un par de poemas, e
hice el plan para el resto del día.
La primera actividad en mi agenda era , pasar por el
banco, el cual cierran a la una de la tarde los días
sabados.
Luego del rito acostumbrado antes de salir, como es
verse al espejo, peinarse y aplicarse el desodorante y
el perfume, salí muy elegantemente vestido.
En ese momento comenzó una fuerte lluvia, con vientos
residuales del Huracan Ernesto, y que impedían la
visibilidad.
El Banco lo cierran a la 1 p.m. y ya eran las 12:30,
no podia esperar, entonces me animé a salir bajo la
lluvia,
salí despacio, porque era imposible ver mas allá de
los 4 metros de distancia.
Al llegar al primer semáforo, vi a un joven con un
teléfono en la mano que saltaba y saltaba, me detuve,
y escuché que gritaba:

está muerto, está muerto!!!
el hombre del otro vehículo está muerto!!!.

Avance un poco, enmedio de la lluvia, y lentamente,
primero vi el vehículo del joven, totalmente
destrozado, y más adelante, muchos vehículos
detenidos. Nadie se habia bajado de sus vehiculos,
porque el joven les había dicho que el hombre ya
estaba muerto, y tenian temor a mojarse por la lluvia.
Yo avancé despacio, siempre dentro de mi vehículo, y
pude ver que el hombre accidentado, estaba con los
pies en la ventana y la cabeza en el pavimento,
sobre un lago de sangre. La vista era impactante, no
se movía, y la cabeza estaba totalmente bañada en
sangre.
En ese momento, escuché una voz que me dijo:

Jose Luis, ¿ y si ese hombre fuera tu padre, que
harías?

Inmediantamente me bajé del vehículo, bajo la
torrencial lluvia, abracé el cadáver, lo tomé por el
pecho fuertemente, lo levanté, hasta la altura de la
ventanilla , y luego lo jalé hacia afuera, y así
cargado lo llevé hasta un puente, lo senté, y me puse
detrás de él, ambos ya estabamos bañados en sangre, en
ese momento ya no me importaba mancharme más, y en el
nombre del Señor Jesucristo, con el agua que caía del
cielo, comencé a lavarle la cabeza y a decirle,
estarás bien, papito, confia, saldrás bien de esto.

Cuando ya lo había practicamente bañado la lluvia,
comenzó a respirar, a moverse, a preguntar que había
sucedido.
Luego, de los vehículos donde estaba la gente
observando, salió corriendo un médico, luego una
enfermera, me pidieron que le desabotonara la camisa,
se pusieron a conversar con el, hasta percatarse que
habia vuelto totalmente en si.
El joven del otro vehiculo, ahora saltaba de la
alegríaa, y decía:

ESTA VIVO!!!! ESTA VIVO!!!,


Yo aún lo tenía en mis brazos, no lo solté en ningún
momento hasta que llegaron cuatro ambulancias y tres
patrullas de la policía, lo subieron a una camilla, y
los paramédicos me preguntaron que si yo estaba
golpeado, porque estaba bañado en sangre, y les dije
que yo estaba bien.
Cuando lo llevaban en la camilla hacia la ambulancia,
el anciano cubano, grito delante de todos......

EYYYYYYY,.....TRAIGANME LA GORRA
QUE ESTA ENMEDIO DE LA CALLEEEEE!


Vi, el reloj, ya eran las 12:55, faltaban cinco
minutos para que cerraran el Banco, encontré un
parqueo, precisamente casi, en la entrada, pero mi
camisa estaba llena de sangre, sin perfume,
despeinado, ya faltaba un minuto, pero también faltaba
un minuto para aprender la lección de ese día, la
lección de la humildad, entonces entré al Banco, así,
en el último segundo.
Las miradas no se hicieron esperar, el aire
acondicionado, me produjo un frío tremendo, y mientras
la linea de personas avanzaba lentamente, yo veía ,
que nadie se me acercaba mucho, pero en ese momento,
vino el Espritu Santo, y me recordó sus Palabras:


"....y arrojaron el cadáver en el sepulcro de Eliseo;
y cuando llego a tocar el muerto los huesos de Eliseo,
revivió, y se levantó sobre sus pies"

( 2 Reyes 13:21 )

eso, me hizo soreir, y cuando la cajera dijo "next",
( que pase el próximo), yo iba sonriendo, sin importar
lo que digan o lo que piense la gente.
La cajera me vio desde la cabeza a los pies y me
dijo:
¿como está usted?,

y yo le respondi:

bien gracias a Dios!!!

José Luis Cañavate Martín

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 30/07/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.